Arinda da Cruz Sobral, la primera arquitecta brasileña

Arinda da Cruz Sobral, la primera arquitecta brasileña

Durante décadas, la historia de la arquitectura brasileña coronó a las figuras masculinas como sus grandes representantes, sin embargo, en los últimos años, podemos observar el creciente número de obras que querían identificar figuras femeninas en este campo. "¿Dónde están las mujeres en la historia de la arquitectura en Brasil?” fue, y sigue siendo, una de las preguntas que más escuchamos como profesionales de la historia de la arquitectura y el urbanismo. Muchas veces la respuesta gira en torno a los nombres de Lina Bo Bardi y Carmen Portinho, referentes fundamentales, pero, aun así, podemos preguntarnos ¿qué otros personajes construyeron sus trayectorias en este ámbito?

Con esta propuesta en mente, y tratando de dar respuesta a las preguntas de muchos estudiosos sobre el tema, se inició una investigación en busca de otros nombres históricamente invisibles. El punto de partida fue la Escuela Nacional de Bellas Artes de Río de Janeiro, que hasta la década de 1930 fue la única escuela que ofrecía un curso de arquitectura en Brasil. De esta forma, se encontró el registro de la estudiante de arquitectura Arinda da Cruz Sobral, que inició el curso en 1907 y recibió el título en 1914. Lo cual solo se realizó entre 1968 y 1969.

Arinda da Cruz Sobral, la primera arquitecta brasileña - Imagen 3 de 3
Arinda da Cruz Sobral. Álbum de artistas v. 1, pág. 75, 1932. División de Iconografía Fundación Biblioteca Nacional.

Arinda da Cruz Sobral ya se había graduado en la Escuela Normal un año antes de ingresar a la carrera de arquitectura. Formó parte del plantel de docentes de la Alcaldía del Distrito Federal y, como se puede apreciar en la documentación, continuó su carrera como docente en la educación pública, llegando a ser también directora escolar.

Sobre su vida personal, se sabe que Arinda nació en 1883 y era hija de Margarida Perpétua da Cruz Sobral y João José Sobral. Su hermana, Palmyra da Cruz Sobral, también era maestra en el ayuntamiento. El arquitecto y maestro se casó con João Henrique Belhan, empleado del Tesoro Nacional, en 1923, adoptando el nombre de Arinda Sobral Belham. Todavía hay noticias de que tuvo una hija, Margarida, que murió a los 6 años. Al parecer, según las fuentes, Arinda y su familia de origen no pertenecían a una élite socioeconómica alta de la época, sino a una clase media urbana, muchos de los cuales eran funcionarios en la entonces Capital Federal y solían orientar a sus hijos hacia la profesionalización. Este hecho puede dilucidar los orígenes y el ingreso de Arinda en la carrera de arquitectura poco después de finalizar la carrera normal. El arquitecto vivió hasta 1981.

¿Y qué podemos decir de la trayectoria de Arinda como arquitecto? La estudiante fue anunciada en 1911, por la prensa de la época, como la primera mujer en graduarse de la carrera de arquitectura en la Escuela Nacional de Bellas Artes. En su momento se elogió su vida escolar, hecho que se puede comprobar a través de los anuncios en los periódicos sobre los resultados de los exámenes de las materias que se aplicaban en la escuela. En todos ellos, la estudiante de arquitectura recibió la aprobación total o con distinción, las calificaciones máximas del sistema de evaluación de la institución. También fue posible recuperar que Arinda participó en exposiciones y concursos de trabajo. En 1908 y 1909 obtuvo el segundo y tercer lugar en el concurso de clase de dibujo figurativo, respectivamente. La obra de 1909 fue incluida en la Exposición de Obras del curso escolar.

Es importante resaltar que la situación de la institución a principios de siglo era compleja. Las dificultades financieras, las críticas al legado monárquico y los aspectos infraestructurales fueron los principales elementos de esa crisis. La Escuela Nacional de Bellas Artes fue reconstruyendo su estructura pedagógica con la llegada de la República y experimentando cambios externos e internos. Uno de ellos fue seguramente acompañado por la propia Arinda, como el traslado de la sede a un edificio de la recién inaugurada Avenida Central, fruto de la tan discutida historiográficamente Reforma Pereira Passos.

En el texto del diario O Paiz, que señalaba a Arinda como la primera mujer graduada en arquitectura en la escuela, el tono era de legitimación de esa institución académica. Al mismo tiempo, parece que la intención era revelar que no había nada tradicional en la escuela, al contrario, como Inglaterra y su primer arquitecto, se graduó en 1904, el primer arquitecto de Brasil se graduó allí. Por tanto, a través de la figura de Arinda y el curso de arquitectura, la escuela buscó constituir su autorrepresentación de la modernidad y el anhelado progreso a ejemplos de naciones consideradas avanzadas según los estándares y discursos de la época.

A pesar de que probablemente siguió una carrera solo como maestra, Arinda también dejó un legado construido. Se trata de la Capilla São Silvestre, ubicada camino a Corcovado en la región del Parque Nacional de Tijuca, conocida mundialmente por la presencia de la estatua del Cristo Redentor. La capilla fue construida antes de este monumento, y la ocasión fue muy celebrada. El lanzamiento de la construcción de la capilla tuvo lugar el 24 de diciembre de 1911 y el 31 de diciembre hubo fiesta de Año Nuevo y celebración del día del santo homenajeado, São Silvestre. Ambas celebraciones contaron con la presencia del entonces Presidente de la República, Mariscal Hermes da Fonseca. Arinda, en la colocación de la primera piedra en la Nochebuena de 1911, cedió la argamasa al presidente, quien también habría examinado y aprobado el proyecto del arquitecto. La fiesta del 31 reunió a otras figuras importantes para la historiografía de la arquitectura, la ingeniería y el urbanismo, como Souza Aguiar y Ernesto Araujo Vianna.

Arinda da Cruz Sobral, la primera arquitecta brasileña - Imagen 2 de 3
Capilla São Silvestre. Foto: Camila Belarmino.

Las celebraciones del proyecto realizado por Arinda duraron hasta el 20 de enero de 1912, cuando comenzaron las obras. Es importante resaltar que este día ya fue reconocido como feriado municipal en celebración del aniversario de la ciudad de Río de Janeiro. Una vez más, con la presencia de representantes gubernamentales, se colocaron las primeras piedras de la construcción. En ese momento fue enterrada una caja con boletos, diarios de la época y el proyecto de construcción, que al son de una orquesta y con comida y bebida, dio inicio a la obra, que concluyó en 1918.

En cuanto a los aspectos formales de este proyecto que aún hoy puede visitarse, los informes describen sus características. El uso de piedras locales en la base, el formato de nicho, la fachada con ladrillos en forma de diamante y el fondo convexo son algunos de los elementos descritos y actualmente identificados en la capilla.

A pesar de haber sido renovado en 2006, el edificio necesita reparaciones. Desde el lanzamiento de su compilación hasta el año 2020, podemos desplazarnos por las novedades de la construcción. Hay anuncios masivos, artículos sobre festividades y eventos locales, como un incendio y el derrumbe de una barrera que casi no llega al edificio. La capilla de São Silvestre todavía está en uso con misas mensuales, pero aún es poco conocida por personas de fuera de la región. Tampoco se reconoce la autoría de la obra.

Los datos pueden suscitar numerosas reflexiones sobre Arinda y su legado. Históricamente invisible, la arquitecta y docente revela su espíritu pionero en una formación que hoy está mayoritariamente compuesta por mujeres. Datos del Consejo de Arquitectura y Urbanismo indican la expresividad de las mujeres en el área: el 64% de los profesionales registrados en Brasil son mujeres. La trayectoria iniciada por Arinda fue seguida luego por otros personajes invisibilizados, como Danuzia Pinheiro, la segunda arquitecta graduada de la Escola de Belas Artes en 1929, seguida por Heloisa Pinto en 1931, Regina de Oliveira y Lélia Oneto en 1932 y otras 22 personajes hasta el año 1945. ¿Dónde estaban estas arquitectas? Ciertamente construyendo sus carreras, compartiendo conocimientos sobre arquitectura y urbanismo, participando en proyectos, congresos, publicaciones, ocupando cargos públicos, es decir, viviendo las experiencias que estructuraron y estructuran el campo de la arquitectura. Traer la memoria de estas profesionales no es solo legitimar la presencia de la mujer en la arquitectura, sino también re-discutir el modo en que pensamos las narrativas de esta historia y percibir las rupturas, y también las continuidades, en la lucha por relaciones más equitativas en este ámbito.

Sobre este autor/a
Cita: Belarmino, Camila. "Arinda da Cruz Sobral, la primera arquitecta brasileña" [Arinda da Cruz Sobral, a primeira arquiteta brasileira] 22 sep 2022. ArchDaily en Español. (Trad. Rojas, Piedad) Accedido el . <https://www.archdaily.cl/cl/989324/arinda-da-cruz-sobral-la-primera-arquitecta-brasilena> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.