La imposibilidad de la equidad en la arquitectura

La imposibilidad de la equidad en la arquitectura

“Equidad” es un término tan amplio como fugaz, y también se extiende al campo de la arquitectura. Si bien muchos arquitectas y arquitectos reafirman constantemente su deseo de una mayor equidad en nuestra disciplina, las motivaciones no son suficientes para lograr resultados en la práctica. Además, hay una serie de problemas históricos que contribuyen mucho a que estos deseos parezcan muy lejos de cumplirse.

La imposibilidad de la equidad en la arquitectura - Imagen 7 de 8
Cortesía de Sarah Susanka
La imposibilidad de la equidad en la arquitectura - Imagen 6 de 8
Cortesía de Anne Fougeron

En este momento, mujeres y hombres comparten en las escuelas de arquitectura en pie de igualdad. Sin embargo, cuando nos encontramos con historias de mujeres profesionales, exitosas y reconocidas, aún nos vemos atrapados con una extraña expresión de sorpresa. Sumado a esto, la arquitectura en sí misma también es un oficio algo dispar y no regulado, a menudo visto más como un negocio que como una profesión como tal. Dos mundos hasta cierto punto incompatibles y que a menudo se encuentran separados y opuestos. En este sentido, si bien puede haber situaciones de equilibrio en uno de los muchos estratos que componen el ejercicio de la arquitectura, todavía es difícil imaginar que pueda existir una total equidad en nuestro campo de práctica profesional.

Puedo comparar seres humanos extraordinarios sin miedo a ser injusta, porque mi trabajo me permite observarlos bajo la misma luz. Hasta la fecha, he escrito ocho libros sobre el trabajo de casi 100 arquitectas y arquitectos. En lugar de intentar reducirlos a un mínimo común denominador, bajo una lógica dualista que a menudo confronta a los arquitectos "modernos" y "tradicionales" en un intento fugaz por definir sus estilos, siempre opté por exacerbar las características únicas de las obras y las personas sobre las que escribí. Cuando escribo sobre el diseño de casas pequeñas, dependencias o renovaciones, estos edificios son la razón por la que escribo y no una excusa para discutir un estilo o una tendencia.

La imposibilidad de la equidad en la arquitectura - Imagen 4 de 8
Cortesía de Sarah Susanka

En 1990, John Nolon y yo publicamos el libro "Common Walls/Private Homes", una especie de recopilación de varios proyectos multifamiliares repartidos por el país. En él, presentamos un proyecto de vivienda sin construir diseñado por Dale Mulfinger y Sarah Susanka. Era la primera vez que el trabajo de Sarah Susanka se publicaba a nivel nacional. Una década después, Sarah se ha convertido en una figura unánime en todo el país, ya que ha podido plasmar el espíritu de esa época en sus proyectos como nadie más. Además, Sarah Susanka fue quien escribió el famoso libro "La casa no tan grande".

La imposibilidad de la equidad en la arquitectura - Imagen 3 de 8
Cortesía de Duo Dickinson
La imposibilidad de la equidad en la arquitectura - Imagen 5 de 8
Diseño comunitario de Sarah Susanka en 1990. Imagen cortesía de Sarah Susanka

Las casas diseñadas por Susanka que decidimos incluir en ese primer libro, así como en siguientes ediciones, eran estructuras bellamente ingeniosas, casas construidas con estructuras de madera, espacios fluidos y una domesticidad única característica de la arquitectura residencial de la época. Susanka ha sido invitada varias veces a aparecer en el programa de televisión de Oprah Winfrey, así como en decenas de otros programas de televisión nacionales. Ha dado muchas conferencias en todo el país, ha escrito quizás más de una docena de libros e incluso ha creado un movimiento que llamó "Estilo de vida no tan grande". Aún así, Sarah Susanka sigue siendo hasta el día de hoy una figura prácticamente desconocida para la mayoría de los arquitectos y la prensa especializada —una situación que solo resalta la falta de equidad entre el mundo de los arquitectos de élite y los que se mueven por la cultura popular— donde su trabajo encontró una validación infinita. Entre las páginas de revistas de comida y programas de televisión populares, no hay arquitecta más famosa en Estados Unidos que Sarah Susanka.

En 1997, escribí y publiqué "Detalles expresivos", una colección de alrededor de setenta detalles constructivos desarrollados por más de cuarenta arquitectos. En ese momento, estaba fascinada por el trabajo de Anne Fougeron, quien contribuyó con dos ejemplos que aparecen en el libro. Al igual que Sarah Susanka, el trabajo de Anne Fougeron explotó unos años después de que su trabajo fuera publicado en uno de mis libros. Sin embargo, a diferencia de ella, Oprah nunca la invitó a aparecer en la pantalla chica. Por otro lado, algunos de sus proyectos han sido publicados por Architectural Record y Architecture Magazine, además de haber sido premiada en varias ocasiones, incluso por el Instituto Americano de Arquitectos (AIA). La belleza expresada en cada detalle de sus obras es la quintaesencia de la sensibilidad moderna. En este sentido, No hay arquitecta más célebre que Anne Fougeron.

La imposibilidad de la equidad en la arquitectura - Imagen 8 de 8
Cortesía de Duo Dickinson
La imposibilidad de la equidad en la arquitectura - Imagen 2 de 8
Detalle de Anne Fougerouns de 1997. Imagen cortesía de Anne Fougeron

Sarah Susanka y Anne Fougeron, dos mujeres extraordinarias crearon equidad de resultado con el resto de sus pares. A pesar del innegable éxito de ambas, cada una encontró validación en diferentes esferas de la arquitectura. ¿Por qué? En mi opinión, esto se deriva de la ceguera histórica basada en la categorización de la arquitectura y de los arquitectos y arquitectas en base a criterios ajenos a cuestiones de mérito y diversidad en el ejercicio profesional de la arquitectura. En este sentido, es imposible lograr la equidad en una disciplina que opera por segregación.

La belleza es el alma de la equidad. La forma en que reaccionamos a todo, incluidas las cosas que están diseñadas, no tiene el lujo de tener una equidad universal en el resultado. O nos conmueven los resultados de otros, o no. En lugar de simplemente reaccionar ante la belleza de la artesanía de Susanka o las líneas de Fougeron, sus edificios se consideran "tradicionales" o "modernos". Consignado a una dualidad de juicio separada, pero nunca igual.

Ojalá la arquitectura de Sarah Susanka fuera una portada de Architectural Record House. Deseo que el trabajo de Anne Fougeron sea un foco de la sección CASAS de Fine Homebuilding. Me gustan las dos cosas. Veo valor arquitectónico en el trabajo de ambos. No considero una arquitectura mejor o peor. Lo irónico de todo esto es que la falta de equidad en todas las demás esferas de la arquitectura oculta la poca alegría y los pequeños avances logrados hasta ahora en esta magnífica profesión.

Este artículo es parte del Tema del mes en ArchDaily: Equidad. Cada mes exploramos un tema en profundidad a través de artículos, entrevistas, noticias y obras. Conoce más sobre nuestros temas. Y como siempre, en ArchDaily valoramos las contribuciones de nuestros lectores. Si quieres postular un artículo o una obra, contáctanos.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Dickinson, Duo. "La imposibilidad de la equidad en la arquitectura" [The Impossibility of Equity] 01 oct 2021. ArchDaily en Español. (Trad. Rojas, Piedad) Accedido el . <https://www.archdaily.cl/cl/969288/la-imposibilidad-de-la-equidad-en-la-arquitectura> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.