La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya

La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya

La tira cómica, la bande dessinée, la novela gráfica. Todos estos son parte de un medio con una conexión intrínseca con la narración arquitectónica. Se trata de un medio que se ha utilizado durante mucho tiempo para fantasear y especular sobre posibles futuros arquitectónicos o, en un contexto menos espectacular, utilizado como dispositivo para mostrar simplemente el viaje en perspectiva a través de un proyecto arquitectónico. Sin embargo, cuando la tira cómica combina la ficción con la imaginación arquitectónica, no se trata solo de la especulación sobre futuros escenarios arquitectónicos. Es también el registro y la crítica de las condiciones urbanas de nuestras ciudades contemporáneas o de las ciudades del pasado.

La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 2 de 14La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 3 de 14La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 4 de 14La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 5 de 14+ 14

Les Cités Obscures, la saga de novelas gráficas belga-francesas, se encuentra en la primera categoría de especulación arquitectónica. Es una serie de fantasía de ciencia ficción ambientada en un mundo donde los humanos viven en ciudades-estado independientes, cada una caracterizada por un estilo arquitectónico distintivo. Hay dos novelas gráficas que especulan sobre pasados ​​arquitectónicos: Berlín de Jason Lutes y Aya: Life in Yop City de Marguerite Abouet y Clément Oubrerie. En estas historias, la arquitectura está lejos de ser la parte más significativa de sus narrativas. Sin embargo, es un tema destacado por la forma en que los personajes navegan por los mundos en los que viven y en la manera en que, como espectadores, ven la evolución de sus ciudades a lo largo del tiempo.

La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 2 de 14
De Berlín por Jason Lutes. Imagen Cortesía de Drawn & Quarterly

Las dos novelas se sitúan en mundos separados el uno del otro. Aya está ambientada en Costa de Marfil, 18 años después de su independencia de Francia, mientras que la historia de Berlín abarca la caída de la República de Weimar en la capital alemana. Se trata de dos narrativas que retratan estilos arquitectónicos notablemente diferentes: por un lado, en 1978 donde Abidjan es una metrópolis próspera que ha buscado en el Modernismo y el Posmodernismo la manera de establecer una identidad arquitectónica, mientras que en 1928, Berlín es una ciudad culturalmente en medio del movimiento Bauhaus pero con una mezcla ecléctica de estilos arquitectónicos.

Aya es la historia de una adolescente llamada Aya, que crece en el complicado centro urbano de la ciudad de Yop. Yopougon, el nombre formal de la ciudad, es uno de los suburbios más poblados de la capital marfileña, un suburbio que intenta cosechar los beneficios del auge económico de Costa de Marfil. La mayor parte de la novela tiene lugar en entornos domésticos, y es en estos espacios donde la obra de arte del ilustrador Clément Oubrerie proporciona una evaluación ilustrativa de cómo las viviendas funcionan como marcadores de privilegio y lucha.

La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 12 de 14
De Aya: Life in Yop City por Marguerite Abouet y Clément Oubrerie, traducido por Helge Dasche. Imagen Cortesía de Drawn & Quarterly

El personaje principal proviene de una familia de clase trabajadora que vive en los barrios abarrotados de la ciudad de Yop. La proximidad de las viviendas entre sí crea un área comunitaria vibrante, donde la interacción social es un lugar común. Las tareas domésticas como el lavado de la ropa, que realizan las mujeres en este escenario patriarcal, se realizan en el espacio común compartido por las viviendas, donde los vecinos tienden la ropa en tendederos comunales mientras mantienen sus conversaciones. Cocinar y criar niños también se convierten en actividades comunitarias, las calles compartidas que atraviesan la parte trasera de las casas se convierten en espacios de intercambio y comercio. Esta proximidad, al mismo tiempo que fomenta un sentido de comunidad, es una fuente de tensión para Aya, quien se siente limitada por la falta de privacidad tanto en su casa como en su vecindario.

La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 11 de 14
De Aya: Life in Yop City por Marguerite Abouet y Clément Oubrerie, traducido por Helge Dasche. Imagen Cortesía de Drawn & Quarterly

Sin embargo, en las viviendas de altos ingresos, la privacidad es abundante, tal vez incluso exagerada. La casa de un antagonista importante es emblemática por esto, representando un marcador de cómo el auge económico de Costa de Marfil aumentó las divisiones de clase. La vivienda es de color rosa pastel, un cubo modernista con proporciones sobredimensionadas. Un imponente muro con púas mantiene alejados a los visitantes no deseados y rodea un vasto recinto. Hacia el fondo, queda una extensión de tierra árida de color marrón arena. Es un microcosmos de la sociedad marfileña de la época: la casa modernista, cara y fortificada como símbolo de estatus, mientras que la población en general debe arreglárselas con viviendas pequeñas y restringidas.

La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 14 de 14
De Aya: Life in Yop City por Marguerite Abouet y Clément Oubrerie, traducido por Helge Dasche. Imagen Cortesía de Drawn & Quarterly

El Berlín de Jason Lutes, por otro lado, se detiene en temas similares. Su amplia narrativa con múltiples arcos incluye la de la estudiante de arte Marthe Müller, que llega a Berlín desde Colonia y luego entabla amistad con el periodista Kurt Severing. Al igual que Abidjan, Berlín es una ciudad de contrastes. El centro se muestra como un asentamiento vibrante y moderno, grandes edificios que enmarcan paisajes urbanos poblados de personas, automóviles modernos y un extenso sistema de tranvías.

La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 7 de 14
De Berlín por Jason Lutes. Imagen Cortesía de Drawn & Quarterly

La casa del periódico donde trabaja el periodista se ubica en esta zona central, mientras que el destino final de Marthe es un área descuidada por el estado. La casa en la que termina mudándose está en ruinas y mal mantenida, una vivienda de mediana altura en las áreas pertenecientes a la clase trabajadora de Berlín. Estas viviendas, conocidas como Mietskaserne, eran típicamente alquiladas por inmigrantes del campo, con habitaciones de igual tamaño agrupadas alrededor de un corredor en forma cuadrada, oblonga o en L. La disposición y los planos de la planta de los apartamentos significaban que los residentes más pobres tendían a tener peor iluminación y saneamiento.

La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 9 de 14
De Berlín por Jason Lutes. Imagen Cortesía de Drawn & Quarterly

La vista aérea, en ambas novelas, actúa como un cuadro congelado útil para una visión holística de Berlín y Abidjan. En Berlín, los personajes miran desde la azotea de un edificio en la parte central de la ciudad y observan el Ayuntamiento, la Puerta de Brandenburgo y el Palacio agrupados. Construidos en los estilos renacentista, neoclásico y barroco, son símbolos de riqueza en una ciudad profundamente dividida. En el otro lado de la ciudad se encuentran barrios marginales de viviendas y cuarteles de alquiler, donde las condiciones de vida eran malas y el espacio estaba severamente limitado.

La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 8 de 14
Vista aérea de Berlín - De Berlín por Jason Lutes. Imagen Cortesía de Drawn & Quarterly

En Aya, Abidjan desde arriba también se representa como una ciudad de extremos. Un panel del libro muestra una amplia calle de cuatro carriles, delimitada desde un lado por dos casas de tamaño considerable y por el otro, por torres de oficinas acristaladas. Es una representación adecuada de una ciudad que experimenta un auge económico poscolonial, donde la arquitectura estatal y corporativa presenta proyectos de vanidad que no se adaptan al clima local, y donde las viviendas para los acomodados ocupan cantidades exorbitantes de tierra. 

La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya - Imagen 10 de 14
De Aya: Life in Yop City por Marguerite Abouet y Clément Oubrerie, traducido por Helge Dasche. Imagen Cortesía de Drawn & Quarterly

La novela gráfica sigue siendo un medio extremadamente poderoso para reflexionar sobre lo que hemos construido y lo que podemos construir. Berlin y Aya son dos historias poderosas, efectivamente documentales con un elemento narrativo, donde la arquitectura se utiliza para dar sentido a los mundos en los que viven los personajes.  

Este artículo es parte de los Temas de ArchDaily: Arquitectura sin edificios. Cada mes exploramos un tema en profundidad a través de artículos, entrevistas, noticias y proyectos. Obtenga más información sobre nuestros temas de ArchDaily. Como siempre, en ArchDaily agradecemos las contribuciones de nuestros lectores; si desea enviar un artículo o proyecto, contáctenos.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Maganga, Matthew. "La novela gráfica como narrativa arquitectónica: Berlín y Aya" [The Graphic Novel as Architectural Narrative: Berlin and Aya ] 08 feb 2022. ArchDaily en Español. (Trad. Iñiguez, Agustina) Accedido el . <https://www.archdaily.cl/cl/976364/la-novela-grafica-como-narrativa-arquitectonica-berlin-y-aya> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.